VER VIENE ANTES QUE HABLAR


CARTA-PONENCIA PÚBLICA  PRESENTADA EN EL “PRIMER ENCUENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LA FACULTAD DE ARTE-ULA. LA INVESTIGACIÓN EN LAS ÁREAS CREATIVAS”

(DIRIGIDA A ESTUDIANTES, EXALUMNOS, PROFESORES EN GENERAL DE LA FACULTAD DE ARTE-ULA Y AL COMITÉ ORGANIZADOR DEL ENCUENTRO)

Estimados colegas y estudiantes, este comunicado obedece a una razón exclusiva de conciencia y compromiso como artista plástico, investigador y docente de nuestra Facultad de Arte de la Universidad de los Andes. De esta manera, como delegado del Departamento de Arte a la Subcomisión de Arte del CDCHTA, consejero de Facultad, excoordinador del TEGA y Coordinador de las Comisiones de Pasantías y Relaciones Institucionales  me permito hacer sugerencias a la convocatoria teniendo en cuenta la importancia del tema en cuanto a la orientación exclusiva o inclusiva que se le quiera dar a la investigación en el campo de las artes y en cuanto a la autonomía del Lenguaje Visual, Auditivo, Teatral,  etc. con relación a la tendencia actual excluyente de sólo considerar la investigación que se haga o se manifieste a través de la palabra erudita como único recurso de comunicación y construcción, desconociendo el universo artístico, estético, interdisciplinario, creativo y autonómico de las artes en sentido esencial y general.

Es importante señalar en principio que personalmente no tengo ninguna animadversión hacia la teoría del arte y mucho menos a los colegas profesores del departamento de teoría, todo lo contrario  como docente dependo en gran parte del trabajo teórico del arte, así que partiendo de esta premisa y eliminando suspicacias, malentendidos, prejuicios y comentarios de pasillo sugiero enfática y necesariamente la INCLUSIÓN en la convocatoria al encuentro de investigación de propuestas diversamente formales y conceptuales en cuanto a la manera de presentar y exponer las ponencias y no limitarlas a exigencias de presentación bajo normativas que reducen las manifestaciones creativas entrando así en contradicción con la misma citación a la convocatoria cuando se refiere a la investigación en las áreas creativas.

Las normas APA (American Psychological Association) son válidas para la investigación en las ciencias sociales aún para los mismos historiadores o artistas que quieran hacer y presentar investigación de esta forma, pero determinar por obligación que: “los trabajos que no cumplan con el formato establecido no serán admitidos” considero que es un exabrupto y no es conveniente porque sería como meter en camisa de fuerza  el PROCESO DE LIBRE CREACIÓN Y MANIFESTACIÓN de las artes.

En este tema lleva la Facultad de Arte mas de 20 de años desde que ingresé como profesor a la universidad tratando infructuosamente de acordar con ciertas mentalidades desconocedoras de los intríngulis de la praxis del arte la ubicación de la realidad artística en el campo de la investigación universitaria, hoy me uno a los profesores y autoridades que finalmente han comprendido la relevancia para la Universidad de los Andes de lo que significa la validación de la A en el nuevo CDCHTA, no sin antes enfatizar de antemano que los parámetros con que debe ser tratada y admitida la rigurosidad del pensamiento y sentir visual y artístico en general depende del enfoque que se le de a los baremos que se trabajen en la subcomisión correspondiente tanto en la presentación y procesos como en sus resultados.

La CREACIÓN de SENTIDO en las artes es LIBRE, AUTÓNOMA y PLURAL debe serlo hasta en su presentación final e incluso el artista, músico, diseñador creativo o teatrero no tiene porque supeditar su proceso heurístico cualitativo al comentario escrito para que tenga un valor en la investigación académica, LA INVESTIGACIÓN EN ARTE ES LA MISMA OBRA DE ARTE, la investigación en teoría del arte es un trabajo necesario pero distinto de la obra de arte y es justamente lo que considero excluyente, que la mal denominada investigación en arte sea solamente la referente a los trabajos teóricos porque se relega a un segundo plano el aspecto esencial y sustancial del asunto, es decir, el arte mismo.

El mensaje del arte ya sea estético o intelectual, solo puede ser recibido mediante la percepción de su apariencia, pero “el hombre tiene tal predilección por los sistemas y deducciones abstractas, que está dispuesto a distorsionar la verdad e incluso a negar la evidencia de sus sentidos para justificar su lógica”. Esta cita de Dostoyewsky, tomada de sus “Notas desde el subterráneo”, resulta especialmente adecuada al tema que tratamos, cuyo inevitable impacto de agrado o desagrado no puede afirmarse ni negarse mediante meras explicaciones teóricas. El criterio común que solamente atribuye calidad a una obra de arte si esta posee belleza visual podrá ser intelectualmente débil, pero es vigorosamente sincero.

El júbilo que percibimos y sentimos por lo que llamamos belleza lo mismo puede ser experimentada en la sosegada contemplación de la naturaleza que ante una bonita cara o una espléndida figura humana que se cruce ante nosotros en la calle, o incluso admirando la presición y habilidad de un futbolista realizando una perfecta jugada.

Cuando visitamos un museo o una galería de pintura descubrimos un cuadro que nos atrae con el impacto de agrado profundo “sin que podamos explicarlo” nos encontramos en un estado de indefensión conceptual ante el estímulo del placer. En esa capacidad de seducción que se hace evidente sin necesidad de ser explicada mediante teoría alguna reside el auténtico poder de una obra de arte, que se nos presenta como un casual y afortunado hallazgo, todo un encuentro.

Como artista la más sublime de las experiencias es cuando impulsado creativamente y en estado de cierta inocencia intelectual, es decir que no estoy buscando logros, sino el puro placer intuitivo del acontecimiento visual real que se va resolviendo en encuentros gozosos, imprevistos encuentros, que descubren un mundo de posibilidades, un mundo que solo es posible ser vivido haciendo acontecer, haciendo suceder, haciendo encuentros visuales, descubriendo hallazgos, esto es  investigar en arte, las explicaciones teóricas del descubrimiento visual son nociones paralelas del encuentro, es otro tipo de investigación, más nunca será la certeza del mismo.

Ya se trate de sabrosos quesillos o de un bodegón de Zurbarán la experiencia gustativa de ambas cosas (de cualquier cosa que nos guste o no disguste) NO PUEDE SER MÁS QUE PERSONAL Y SUBJETIVA (palabra: subjetiva, con mayúscula).

Mientras que la expresión valorativa de la experiencia pertenece a un lenguaje teórico estructurado (historia, sicología, semiología, ensayo y otros) para compartir con los otros las ideas y conceptos, pero como dice Paul Klee: “NO SE DIBUJA CON IDEAS O CONCEPTOS SE DIBUJA CON IMÁGENES”.

Es importante definir la investigación en arte en un extenso abanico de posibilidades que va desde lo cualitativo heurístico hasta lo cuantitativo erudito, puesto que es erróneo pensar que la educación del gusto artístico sea fundamentalmente erudición teórica, porque por muchos datos y razones que poseamos para explicar la forma, contenido o intención de una pintura, dibujo u obra de arte difícilmente conseguiremos que llegue a gustarnos realmente lo que en teoría “debería gustarnos” sino experimentamos, al mismo tiempo, la vivencia de un goce sincero y autentico.

La sinceridad es una fuerza de atracción o rechazo tan irreprimible como inexplicable.

VER VIENE ANTES DE HABLAR o dicho de otra forma:

“No hay en la obra de arte nada que merezca traducirse a palabras si carece del impacto visual profundo que nos incite a reflexionar sobre la posibilidad de un mensaje implícito en la imagen conmovedora” dice Ángel Escárzaga en su libro: Claves secretas de las vanguardias artísticas. Y de la misma manera decir con Matisse: “Una obra de arte cuando lo es, debe llevar en sí misma su entera significación e imponerla al espectador incluso antes de que este conozca su temática” en su escrito: Penses sur l´art.

Al tiempo que la práctica del arte obra en mí, me he hecho consciente cada vez más de la total irrealidad e insustancialidad del racionalismo muerto y egoísta que ha tenido y mantenido helada la inteligencia y la voluntad de la humanidad por muchos años.

Solo la acción investigativa de las artes reivindicará la condición del ser humano, por eso es importante cambiar lo inválido o mal usado en la investigación actual por la creación investigativa de sentido a través de las artes aclarando que la investigación en arte no consiste en imponer ideas o conceptos sobre los demás pero sí de romper hábitos de pensamiento que nos apartan de nuestro propio potencial creativo.

Mi convicción y consigna como artista y docente es anteponer el ASOMBRO a la reflexión a través de la experiencia artística y dejar de lado la soberbia y fría actitud del ser humano en su afán y pretensión antropocéntrica de la realidad.

Gracias

Nelson Gómez Callejas

0058-0424 7011470

callejas@ula.ve

www.webdelprofesor.ula.ve/arte/callejas

ngcallejas@gmail.com

Leave a Reply

*

comments-bottom

WP SlimStat